Captador de esporas. Es el nombre del nuevo prototipo que desde Bodegas Familiares Matarromera hemos desarrollado para evitar enfermedades en el viñedo. Hablamos de un dispositivo alimentado por energía solar que recoge muestras del aire para su análisis en laboratorio y determinar la concentración de esporas de hongos responsables de la enfermedad de la madera. Las pruebas se están llevando a cabo en el Jardín de Variedades de Bodega Emina, en la Ribera del Duero, aunque la compañía contará con un equipo en varios de sus viñedos como el emblemático Pago de las Solanas, también en esta Denominación de Origen.

Los hongos, denominados fitopatógenos, se encuentran en el aire y son capaces de depositarse en la vid y desencadenar la infección de la planta. Lo hacen, además, en los momentos más delicados, puesto que sincronizan su ciclo de desarrollo con el crecimiento de la planta; es decir, aprovechan la brotación de la viña hasta la vendimia. El dispositivo, desarrollado por nuestro departamento de I+D+i, permite identificar a estos intrusos –cuyos nombres propios son mildiu, oidio y botritis.-, antes de que infecten la planta. El captador de esporas permite desarrollar un método de predicción y, de esta forma, preparar el ‘combate’. El viticultor cuenta con información suficiente y contrastada para detectar la enfermedad y utilizar, si es necesario, los fitosanitarios de manera sostenible y respetuosa con el medio ambiente, no de forma discrecional. Porque la sostenibilidad, en Bodegas Familiares Matarromera, es una filosofía de vida que contempla desde el propio viñedo hasta la botella.

Aplicar los tratamientos en el momento oportuno y sólo donde es necesario, aumenta la eficacia. Además, supone un importante ahorro de costes. Aunque este proyecto, denominado VITICAST (Soluciones Innovadoras para predicción de enfermedades fúngicas en la Vid) se centra en la viña, podría aplicarse a otros cultivos. Esta investigación se desarrolla dentro del Programa Nacional de Desarrollo Rural y cuenta con fondos FEADER. El consorcio lo constituyen, además de Matarromera, Monet tecnología e Innovación SL, Viña Costeira, Bodegas Hacienda Monasterio, Universidad de Vigo y la Estación Fitopatológica de Areeiro.