n ocasiones cuando tenemos que abrir una botella de vino nos sentimos intimidados e incómodos y podemos llegar a preferir que lo haga otro, pero realmente es algo fácil que todo el mundo puede hacer bien, sobre todo tras un poco de práctica.